La Cultura como identidad

El concepto de identidad es fundamental para comprender la situación entre culturas. La evolución que ha alcanzado esta identidad, tanto individual como de manera colectiva ha provocado diversos aspectos sociológicos, psicológicos, sociales y políticos concretos. La sociedad occidental pasó de ser una sociedad comunitaria o colectiva a una en la que el antropocentrismo y el individualismo es el rasgo más importante de nuestra época.
Para explicar bien es la identidad a que ponerse en situación de exponer que esta está constituida por un sistema de valores y simbología que permite acceder y actuar de cierta manera frente a diferentes situaciones del mundo en su cotidianidad.
Al decir que la identidad es un conjunto de elementos, símbolos, acciones, pensamientos estamos accediendo a que todos estos hechos se engloban dentro de una cultura sin esa cultura las actuaciones que realiza cada ser humano en cada momento ser bien totalmente distintas unas de otras puesto que las reacciones dadas, por ejemplo, en una situación en la que se juntan por una casualidad un hombre turco un instalador de gas madrid un italiano un keniano o un siglo cada uno de una manera distinta a lo otro y aunque dos personas estén mirando a la misma el pensamiento que le viene dado por su cultura, es totalmente distinto, es decir, difiere de manera total, de la persona que tiene a su lado.
Estas variaciones de pensamiento puedan venir dadas por los diversos elementos o subconjuntos que crean la pertenencia cultural, éstos pueden ser o venir dados por la clase social, la profesión, el sexo, el origen, la religión. Todos estos elementos crear en sí mismo la cultura y por lo tanto, la identidad cultural a la cual se aferra a esa persona.
No es de extrañar que las diferencias de color en la piel o de pensamiento o venidas por la religión pagar al hombre un ser racista por la cultura que se le ha inculcado desde su juventud, porque a pesar de lo que mucha gente piense, ni los animales ni los humanos nacen racistas y odiando a sus semejantes por muy distintos que parezca.

CULTURA y Belleza

Desde los antiguos egipcios, pasando por griegos y romanos, la belleza y sus cánones han sido fuente de inspiración para la cultura, en este caso, se vio claramente en la escultura y en la obra poética centrada en la belleza, como el caso de la Ilíada de Homero, la cual está salpicada de bellas mujeres y arrojados aventureros si bien durante mucho tiempo los cánones de belleza han sido los seguidos por los antiguos escultores griegos, ya no es posible establecer una relación estable entre la belleza y el arte, ahora existen muchas cosas que son consideradas arte pero que no son para nada estéticamente de bellas, y es que con el paso del tiempo los artistas se han convertido en los primeros y principales luchadores en contra de la tendencia de que el arte ha de ser totalmente estéticamente bello.Laocoonte y sus hijos
Sabemos que desde el siglo xviii arte y belleza casan en la obra de diversos autores, en lo que puede llamarse la génesis de las bellas artes, sin embargo es Hegel quien opera para realizar una manera excluyente de esta dicotomía. Pero es esta conexión entre belleza y arte la que nos hace reconsiderar en la cultura que los elementos artísticos estéticamente bellos son los que mas Valor tienen puesto que al ojo humano son los que más entran y nos ofrecen sentimientos más acordes a la felicidad que vino a otros relacionados con la agonía y con el agobio que nos pueden demostrar otras obras de arte.
No despierta el mismo sentimiento observar una obra tal como la Venus de Milo, la cual nos muestra el canon de belleza femenina, con unas formas perfectas y unos gestos amables; que los sentimientos que puedan darse en una persona al situarse frente al Laocoonte
o a una de las pinturas negras de Goya. Para otros autores la belleza en la cultura tiene que ver con lo relacionado en la naturaleza en la filosofía del arte se estudian lo bello en el arte, pero este ha dejado de ser el valedor de todo lo bello que se procura en la existencia.

La Cultura

La cultura no es algo que se pueda tomar a la ligera, en esta web vas a poder observar que lo que realizamos en nuestra vida cotidiana fomenta una cultura, tal vez no lo que la gente piensa que es cultura, como son las manifestaciones culturales más conocidas, la música, la pintura, la escultura o la escritura, son elementos que dan a conocer el nivel de cultura de un pueblo. La prueba de que los elementos culturales son un buen medidor de cómo se comporta un pueblo es algo tangible.
Escucha el tipo de música que está de moda, analiza esas letras y podrás ver que el nivel sociocultural actual está por los suelos, lo más leído son libros de autoayuda y lo de que la gente habla, de programas basura de TV y claro, nada se puede pedir, actualmente estamos viviendo la decadencia del ser humano y no nos damos cuenta, la potencia de penetración en las mentes y en las masas de ese elemento televisivo de la realidad grabada hace que los niños sueñen con ser futbolistas y las niñas princesas de barrio que con un poco de suerte (no se puede decir ni buena ni mala) serán madres adolescentes avocadas a tener que trabajar en cadenas de comida rápida, con acompañantes que dicen que las aman y sin embargo son tratadas como esclavas del siglo XXI. Pero es que el nivel de ellos tampoco da motivos de un futuro halagüeño y es que ellos, los adolescentes son pequeños mafiosos que ven en la ilegalidad un elemento tan atractivo como peligroso para sus vidas, son los malotes del barrio, los seres con la incultura por bandera y orgullosos de ello.
Este es el momento de cambiarlo, visiten museos, críen a sus hijos como lo hicieron sus padres con usted, ponga límites, éstos no son malos si protegen a uno de sus seres queridos, y por favor, llénense de cultura.

Las referencias de Bowie

Con la muerte de David Bowie se va un auténtico referente de la música del siglo veinte que también dejó su personalísima impronta en los tres primeros lustros del tercer milenio. Pero la capacidad de abarcar en el universo cultural de Bowie va sin duda mucho más allá de la música, siendo a su vez conocida su faceta de actor en innumerables películas, algunas de ellas con un regusto inolvidable que aún permanece en el imaginario colectivo. Pero el artista londinense también fue un gran apasionado de la literatura y de todo el halo que de ella se desprende.
Las recomendaciones literarias de Bowie se hicieron públicas mediante un listado en el que invitaba a los lectores a sumergirse en sus cien obras preferidas. El idilio del camaleónico y polifacético artista con el papel le llevó a amar títulos imprescindibles como ‘A sangre fría’, de Truman capote; ‘La naranja mecánica’, de Anthony Burgess; ‘Lolita’, de Vladimir Nabokov; 1984, de George Orwell; o ‘El gatopardo’, de Giuseppe di Lampedusa.
Pero la sapiencia y el conocimiento de Bowie por los libros se mantuvieron hasta sus últimos días. Prueba de ello es que entre sus novelas preferidas se encontrasen títulos publicados en los últimos años, como es el caso de ‘La maravillosa vida breve de Óscar Wao’, que, con la autoría de Junot Díaz, obtuvo el Premio Pulitzer de novela en 2008. Escritores actuales como Susan Jacoby, Howard Norman, Sarah Waters o Lawrence Weschler se incluyen dentro de esta lista de predilecciones del cantante.
En esta lista facilitada por David Bowie, lector voraz durante toda su vida, se percibe el amor que profesaba a muchas obras que fueron publicadas en la década de los sesenta, justo la de su eclosión y estallido artístico. A este tiempo pertenecen obras que resultaron iconos de la contracultura, como ‘Última saluda para Brooklyn’, de Hubert Selby Jr., o ‘Kafka was the rage: A Greenwich villaje memoir’, de Anatole Broyard. Sin embargo, en el listado de libros de Bowie no encontramos ninguno que se hubiese publicado antes de 1945, tal vez un ejemplo de la radiante contemporaneidad que acompañó siempre a este revolucionario del arte.

La invención de Hugo

Ya hace años que el director Martin Scorsese asumió una meritoria labor como historiador y conservador del cine. De hecho, es el presidente de la Film Foundation dedicada a preservar y rescatar todo aquel material cinematográfico amenazado por el deterioro de los años. Una faceta que se ha dejado ver también en su filmografía, sobre todo en su empeño por incidir en géneros y propuestas que recuerdan a los grandes maestros del séptimo arte, como una forma de evitar que se pierdan también las formas y costumbres que han hecho grande este medio. Así Luchino Visconti o Max Ophüls estaban presentes en las imágenes que relataban La edad de la inocencia, mientras las películas de Alfred Hitchcock o las producciones de Val Lewton influían directamente en la concepción de Shutter Island. Todo ello movido por su amor, o en este caso deberíamos hablar de pasión, por el cine y sus obras. La invención de Hugo, su nuevo film, demuestra que esta inagotable devoción, lejos de extinguirse, constituye una poderosa razón de ser en su última trayectoria como cineasta.
Lejos ya de aquellas películas furiosas, de vocación urbana y porosa, con las que gustaba golpear las conciencias de los espectadores y que le granjearon la fama de imprescindible autor norteamericano allá por los años 70, Scorsese se mueve ahora muy cómodo con los grandes presupuestos y en aventuras con propósitos diametralmente opuestos. Ahora se sirve de los últimos y sofisticados avances tecnológicos -es su primera cinta en 3D- y se dirige a un público más amplio, el de las grandes salas. Sin embargo, lo hace siendo fiel a sus principios, dejando una inequívoca impronta, su entusiasta voluntad cinéfila, en cada uno de los fotogramas que rueda. En ese sentido, The Invention of Hugo Cabret, novela publicada e ilustrada por el escritor de libros infantiles Brian Selznick, es un material idóneo para que el director de Uno de los nuestros ejerza libre y amorosamente esta ‘voluntad’. Entre otras cosas porque, a través de esta bonita fábula, intenta reconstruir los últimos años del primer artista cinematográfico, Georges Méliès, al tiempo que elabora una sentida carta de amor hacia el séptimo arte.
La premisa no puede ser más dickensiana -con lo que este novelista ha contribuido al cine-. Un joven huérfano (interpretado por Asa Butterfield) cuya única posesión es una curiosa herencia paterna, un autómata estropeado que el chico ambiciona reparar porque quizá su difunto padre (un breve Jude Law) intente comunicarse a través de él -última esperanza para un niño perdido que necesita respuestas y una despedida en condiciones de su progenitor-, vive solo entre las paredes de la estación de tren de París como un espíritu invisible que da cuerda a sus relojes, pero siempre temeroso de ser descubierto y enviado a un terrible orfanato. Su empeño en la restauración del muñeco mecánico le lleva a realizar pequeños hurtos en una juguetería regentada por un adusto anciano (encarnado por el actor Ben Kingsley). Así será como Hugo Cabret, que es como se llama el protagonista, conocerá el misterio que envuelve la enigmática figura del juguetero y obtendrá más revelaciones de las que había previsto.
El autor de Malas calles consigue recrear, sin contar con un argumento necesariamente fantástico, eso tan difícil de conseguir que es la magia cinematográfica. Apoyado por su equipo de los últimos años -el director de fotografía Robert Richardson, el diseñador de producción Dante Ferretti, la diseñadora de vestuario Sandy Powell y el compositor Howard Shore- crea un espacio ficticio único, arrebatadoramente quimérico, donde la fábula tiene cabida. Un universo aparte de personajes puros que se engrandecen en su interrelación -el quiosquero y la dueña del café, la florista y el guardia de la estación, las mascotas caninas que por allí circulan o el entrañable librero que interpreta Christopher Lee-, tal y como el cine clásico habría hecho. Todos moviéndose en un mundo entre la ensoñación y la realidad. Ese que sólo puede esconderse dentro del celuloide. Porque precisamente es a él a quien se rinde tributo, al séptimo arte y a uno de sus más decisivos artífices: Méliès. Alguien que entendió perfectamente el poder que el cine tenía para narrar historias cuando sólo era una atracción de feria.

The Walking Dead. Temporada 2: Balance final

Y la granja ardió finalmente. Y todos nos regocijamos ante tamaño espectáculo. Bueno, Hershel, Rick y los suyos seguro que no, pero lo cierto es que la serie necesitaba ya de cierto movimiento desde hacía algún tiempo, y la granja sólo servía para sumir a los personajes en una especie de realidad alternativa, ajena al holocausto zombie, que podía resultar soporífera por momentos. Por suerte, los guionistas han sabido aprovechar estos momentos de respiro para cerrar una de las tramas más importantes que viene sosteniendo el show desde sus inicios, esto es, el triángulo amoroso frecuentado por Rick, Lori y Shane. Y honestamente, todos sabíamos lo que tenía que acabar pasando.

Sin embargo, Better Angels (2×12) está tan bien dirigido que, por un momento, uno espera que los sucesos acontecidos a partir de 18 miles out (2×10) hubiesen dejando descansar esta parte de la historia durante un tiempo; de hecho, las posibilidades de reconciliación habrían sido bastante altas de no ser por la inoportuna intervención de Lori (por favor Lori, muérete ya, no lo decimos solo nosotros, lo dicen hasta los desatascos madrid), que era justo lo que le faltaba al pobre de Shane para acabar de desestabilizar su mundo. Y así, como todos sabemos, de estado de shock a locura sólo hay, muchas veces, un pequeño paso. Pero, cuando uno vive rodeado de la más trágica incertidumbre en un mundo post-apocalíptico, ese paso puede quedar reducido a una mísera línea de un par de milímetros de grosor.TWD
Todo esto, desemboca también en el redescubrimiento de un Rick mucho menos inocente y más cansado, más harto de todo y de todos, incluso de sí mismo, un Rick que deja de contenerse y explota ante tanta tragedia. Su discurso, al final de Beside the dying fire (2×13), nos expone claramente su evolución y refleja esa casi mutación en Shane, en lo que realmente aquel personaje significaba para el grupo: alguien que toma las decisiones necesarias para mantener a todos con vida, le gusten estas elecciones al resto del grupo o no, le guste él mismo al resto del grupo o no. Y con este discurso cierra esta segunda temporada, devolviendo el peligro y la inseguridad a esta ficción, acercándola (un poco) a la desesperación de otras historias en el límite, como La Carretera, donde poca esperanza queda ya (Rick finalmente revela al grupo la naturaleza del virus zombie) y sin embargo, consiguiendo también añadir ese toque cómic tan particular, en especial, gracias a la inclusión de un nuevo y misterioso personaje. Capuchas, cadenas, zombies y katanas. La cosa promete.

Critica de Sleeping Beauty

Aunque asemejan dos disciplinas similares, por cuanto de necesaria capacidad narrativa tienen ambos oficios, son pocos los novelistas que amplían su campo de batalla al cine. Contados nombres como los de Paul Auster, Michel Houellebecq, Eric-Emmanuel Schmitt o los españoles Ray Loriga y David Trueba se han dejado tentar en los últimos años por otra forma de relatar historias, la que produce la quimérica linterna mágica. A este reducido grupo habría que unir ahora a la interesante escritora australiana Julia Leigh, autora de dos exitosas novelas tituladas El cazador e Inquietud. Con Sleeping Beauty (La bella durmiente), presentada con enorme expectación en el último Festival de Cannes, debuta en la dirección cinematográfica. Una suerte de cuento perverso donde la cualidad voyeurística del séptimo arte es utilizada de forma literal.

Leigh se sirve de pocos personajes y escenarios para desarrollar su argumento. Los avatares de la joven Lucy (Emily Browning) que paga sus estudios trabajando en una imprenta, recogiendo mesas, como conejillo de indias en experimentos y prostituyéndose, si la ocasión lo requiere, son el punto de partida. Un día le ofrecen ascender en sus tareas como meretriz, al servicio de una discreta agencia que organiza encuentros o fantasías sexuales para maduros adinerados. Pero establecen unas peculiares condiciones: su “vagina es un templo”, no será penetrada, pero se le suministrará un narcótico para dormir que le impedirá saber qué deseos satisfacen los clientes con su persona. Un juego que la directora establece con el espectador que sí contempla el catálogo de debilidades y abusos que los ricos ancianos disponen con la ‘bella durmiente’. Y un doble guiño, al mismo tiempo, hacia el medio voyeur por excelencia: el cine.

Una primera película en la que se intuye una sugerente autora, también en el terreno fílmico, con un estilo propio y una puesta en escena muy cuidada. Recuerda a los inicios de otra australiana, involucrada aquí en tareas de producción, con vocación provocadora pero intensamente estética: Jane Campion. Aunque en primera instancia la trama nos lleve directamente hasta la obra póstuma de Stanley Kubrick Eyes Wide Shut, por adentrarnos en los terrenos más sofisticados de la sordidez, o que el recorrido de Lucy comparta lugares comunes con la Belle de Jour de Luis Buñuel, es en realidad Sweetie, ópera prima de la Campion, el film con el que mejor emparenta, por cuanto de kamikaze hay en la actitud de ambas protagonistas. Es esa ausencia de miedo, incluso cierta predisposición al peligro, la que diferencia a estas dos heroínas y las reafirma como mujeres audaces.

Poco sabemos de las razones de Lucy y el porqué de sus intrépidas decisiones. Se menciona un pasado con madre alcohólica violenta y su amistad/dependencia con otro adicto al que adora. Pero son apuntes al margen, más propios de la literatura que del cine, puesto que solo sugieren sin llegar a ninguna parte. Vicios comprensibles en una novelista que pulirá (o no) en deseables próximos proyectos audiovisuales. Se aprecia ya, sin embargo, un admirable uso de las imágenes en sustitución de los diálogos -con los que apenas cuenta el film, a excepción de un largo e innecesario monólogo que considero otra licencia poética- que denota una inteligente comprensión del medio por parte de esta directora novel. No es, ni mucho menos, una película redonda -abre demasiados caminos sin cerrar ninguno, abusa de las elipsis, divaga o se reitera en su propio discurso y el final resulta en exceso estridente en un conjunto tan sobrio- pero, con todo, es un inicio más que estimulante.

R.I.P.|Eiko Ishioka (1939-2012)

El sábado 21 de enero de 2012 fallecía en Tokio a los 73 años la diseñadora de cine y teatro Eiko Ishioka, a consecuencia de un cáncer de páncreas. Ganadora de un Oscar por el vestuario de Drácula de Bram Stoker, que dirigió Francis Ford Coppola, y un Grammy por la portada del disco Tutu de Miles Davis, Ishioka desplegó su talento en múltiples disciplinas artísticas. Sin embargo, sus trabajos más relevantes, y por los que seguramente será recordada, pertenecen al campo del diseño de vestuario. Gracias al tándem establecido en los últimos años con el director Tarsem Singh, su labor se intensificó en la gran pantalla con los films La celda (2000) The Fall, el sueño de Alexandria (2006), la recientemente estrenada Immortals (2011) y la todavía inédita Mirror Mirror (2012) sobre el cuento de Blancanieves y los siete enanitos.

En España trabajó a las órdenes del escritor y director Ray Loriga en su película sobre la mística Santa Teresa de Jesús, protagonizada por Paz Vega y Leonor Watling, titulada Teresa, el cuerpo de Cristo (2007), donde destacaba mucho el apabullante vestuario de la japonesa.

No obstante, sus inicios fueron en el diseño gráfico. Sería gracias a la publicación de su libro Eiko by Eiko, en 1983, cuando el director Paul Schrader se fijó en su original trabajo y le encargó el diseño de producción de su película Mishima: Una vida en cuatro capítulos (1985), de cuyo vestuario también es responsable. Su labor fue recompensada con el Premio a la mejor Contribución Artística del Festival de Cannes de 1985, donde la película se presentaba por primera vez. Después llegaría el Grammy por el diseño de arte del disco Tutu de Miles Davis y una nominación en 1988 por los decorados y el vestuario de la obra M. Butterfly que se representaba en Broadway.

Con motivo de nuestra sección ‘Corte y confección’ le dedicamos una entrada a su siguiente logro: el vestuario de Drácula de Bram Stoker, por la que obtendría el Oscar de la Academia de Hollywood. Así describíamos su encuentro con el director de Cotton Club:

“Francis Ford Coppola conoció a Ishioka gracias al grafismo que la japonesa había hecho para el cartel de Apocalypse Now destinado al mercado nipón y, unos años después, contó con ella para la dirección artística de Rip Van Winkle (1987), capítulo que realizó el autor de El Padrino para la serie de cuentos infantiles, presentada en televisión por la actriz Shelley Duvall, titulada Los cuentos de las estrellas. Ciertamente, ninguno de esos proyectos tenía la envergadura de éste y, mucho menos, su presupuesto. El cineasta tenía una visión muy particular al respecto: una puesta en escena basada en técnicas artesanales que aplicaría a casi todos los aspectos de la película, ya fueran los efectos especiales, decorados, maquillaje, iluminación y, desde luego, el vestuario. Su intervención en el film es más cercana al concepto operístico oriental que al cinematográfico. En palabras del propio Francis: “el auténtico escenario de Drácula son sus trajes”. Sólo así se entiende una propuesta tan al límite”.

Por su propia condición de artista inquieta y multidisciplinar, realizó una incursión en la dirección de vídeo-clips, obrando una pequeña maravilla para la cantante Björk y su tema Cocoon (2002). También ayudaría a Grace Jones con el vestuario de su gira de 2009 Hurricane.

Feria medieval de Mondejar

Mondéjar (Guadalajara) celebra este fin de semana su primera Feria Medieval Fantástica centrada en el mundo creado por George R.R. Martín en 1996, la saga de Canción de hielo y fuego, y la serie basada en ella: Juego de tronos.
Los asistentes a la Feria Medieval presenciarán así la celebración del Día del Nombre del Rey Robert Baratheon y participarán en los distintos torneos que organizan cinco casas de Poniente, con el fin de que todo el pueblo se divierta y los más audaces demuestren sus habilidades para el combate.
Los precios son de 49 euros con un pase que incluye inscripción en el juego de rol, en los cinco torneos de softcombat y dos noches de camping, la instalacion electrica la ha llevado a cabo electricistas madrid. Y otro pase de 10 euros, que incluye sólo la inscripción en el juego de rol.
Los actos comenzarán hoy viernes a las 20.00 horas con la apertura de la feria con escenas de combate y tiros con arco. A las 22.00 horas la banda de música de Mondéjar ofrecerá un concierto.
La jornada se reanudará el sábado a las 10.30 horas con más combates, además el grupo de teatro ofrecerá una visita guiada por la localidad y se celebrarán dos conciertos. Los actos finalizarán el domingo con una batalla campal y la entrega de premios. Además, los visitantes que se acerquen durante estos días a la localidad podrán disfrutar de más de 40 puestos donde se venderán todo tipo de productos como escudos, espadas, vestidos medievales.

Clausurado el curso de danza

El diputado provincial de Educación, Félix Diego Peñarrubia, junto con la directora María del Carmen Simón, ha clausurado el curso de danza 2012-13 del Real Conservatorio Profesional de Música y Danza de la Diputación de Albacete.

El acto, celebrado en el Teatro de la Paz, con las gradas repletas de público, contó con la colaboración del AMPA del Conservatorio y de la propia Diputación de Albacete.

La temas musicales elegidos fueron de Los Beatles con motivo de su 50 aniversario, una idea original del Departamento de Danza, que ha contado con la dirección de la profesora y coreógrafa Elisa García Bueno.

Félix Diego Peñarrubia felicitó a los profesores por su labor durante todo el curso y animó a los padres a seguir en esta labor de formación en valores para sus hijos.

El diputado de Educación también ha conocido de primera mano las actividades desarrolladas durante el curso, ya que junto a las clases diarias se han organizado charlas, concurso de coreografías, actuaciones en el Auditorio Municipal, Teatro Circo y Centro Comercial Imaginalia, y una visita al Conservatorio ‘José Antonio Ruiz’ para alumnos de cuarto curso.

Exposicion sobre el hospital de San Julian

Con motivo de la celebración del Día de los Archivos, la Diputación Provincial está preparando una exposición sobre el Hospital de San Julián de Albacete, que será inaugurada el próximo lunes, por el presidente de la institución, Francisco Núñez, a las 12,30 horas.

En ella se exhiben parte de los documentos conservados en el Archivo Provincial que son muy variados, como el proyecto del edificio del Hospital Provincial de San Julián, fotografías de las Memorias de la Diputación de principios del siglo XX, el reglamento del Hospital, registros de enfermos o documentación contable.

Para enriquecer la exposición, la Diputación ha contado con la colaboración de la Facultad de Enfermería de Albacete, que han prestado parte del material antiguo original usado en el Hospital de San Julián, tanto instrumental médico-quirúrgico como útiles del laboratorio y de la botica.

También han aportado material antiguo las farmacias de Albacete Mansilla Legorburo, García-Cifo, Fulgencio Lozano y Luis Ortuño (Letur), así como instrumental del doctor Antonio Gil Tortosa.

Asimismo, se expondrán grabados y libros antiguos de medicina y farmacia, cedidos por Antigüedades Aranda Tres.

La exposición se inaugura en el vestíbulo del Palacio de la Diputación y permanecerá abierta el público desde el día 11 hasta el día 30, con posibilidad de visitas guiadas.

Historia del Arte una buena carrera

Los estudiantes de Historia del Arte y su casi ya desaparecida carrera han sido unos de los mayores sacrificios que se ha hecho con la Plan Bolonia, una reestructuracion global que ha destrozado por completo la manera de entender las clases, incluso ya desde el Bachillerato, puesto que en las aulas donde se daba la historia de las manifestaciones artisticas mas elementales, eran pequeños centro de una cultura volcada en el clasicismo, centrada en amar lo creado hace cientos de años y que dotaban a sus estudiantes de un gusto estético y un rigor sobre la apreciacion del mundo totalmente distinto al resto de los mortales.

Este sector, ya introducido en la universidad, se puede rebajar en creacion o en elaboracion de contenidos, puesto que ellos sí que verdaderamente tienen que dedicarse a la observacion, tal vez de la manera mas pulcra posible e intentar dar un sentido con alabanzas esteriles a obras que para algunos carecen de sentido. Y es que es dificil tener en cuenta que los criticos de arte o los tasadores se basan sobre un panel creado por ellos mismo, los primeros en su gusto estético y los segundos en cálculos matematicos que hacen que el arte degenere en puro mercantilismo. Estas dos opciones son validas para los historiadores de arte, así como la restauracion o el estudio y creacion de galerias y museos donde autores noveles y sin ser noveles puedan presentar sus obras.

En definitiva, historia del arte es una buena carrera para estudiar si quieres tener un gusto estetico distinto y si por supuesto, como pasa en este pais, quieres estar en la cola del paro.

Conciertos próximos y pasados

La OSE nos anuncia los dos últimos conciertos de abono de la temporada en San Sebastián. Para los días 23 y 24 de mayo, el que hace el número 14, y para los días 3 y 4 de junio, el que hará el número 15 y cierra el año musical. El concierto 14 estará dirigido por el titular Andrés Orozco-Estrada en la que será su despedida, ya que el año que viene no le veremos, al menos en la programación oficial de la próxima temporada de conciertos. El doble programa es The Unanswered Question de C.Ives y la Sinfonía nº 6 de Gustav Mahler. Para el concierto 15, a primeros de junio, el programa se ciñe a La Cenicienta de Prokofiev, con el Malandain Ballet Biarritz, bajo la dirección de Joseph Caballé Doménech.

Ya está hecho el programa de la OSE para la temporada que viene, que comentaremos en otro momento, y también está hecho el de la Quincena Musical, que merece comentario propio. Pero no solo hay música en San Sebastián y nos referimos a actuaciones donde participen personas vinculadas a nuestra ciudad por nacimiento o por trabajo, y así en Bilbao, el pasado 11 del mes de abril, Tomás Aragües, entrañable director, compositor y maestro de tantos músicos y aficionados de San Sebastián, estrenó en el Palacio Euskalduna, interpretada por la BOS, su nueva obra “De contrapuntos y polifonías” bajo la dirección de Frank Beerman. Mucho nos hubiera gustado estar presentes y deseamos que pronto se pueda escuchar en San Sebastián para disfrutarla.

También en Bilbao actuaron, entre otros, Arantza Ezenarro y Maite Beaumont, donostiarra y navarra respectivamente, bajo la dirección musical de Jesús López Cobos y escénica de Emilio Sagi en la ópera de J.Haydn “Il mondo della luna”, en el escenario del Teatro Arriaga. Las representaciones fueron los pasados días 16 y 18 y son esas representaciones las que echamos de menos en nuestra ciudad, ya que creemos podían haber contado aquí con asistencia de público interesado en número suficiente para el gasto requerido, tratándose de una coproducción entre varios teatros.

Lio en Valencia y su Patrimonio

La Asociación en Defensa del Patrimonio de Valencia acusó al gobierno municipal de “dar carta de naturaleza a la intervención urbanística y arquitectónica especulativa” con el Plan Especial de Protección del Patrimonio Urbanístico Construido recientemente aprobado, según denunció en un comunicado hecho público este viernes. La asociación aseguró que el citado plan “incumple” la legislación “subvirtiendo el principio de independencia al que se debe, al hacer depender sus calificaciones de intereses urbanísticos e inmobiliarios ajenos a los criterios que deben regir su elaboración”.
Según agregaron desde la asociación, el plan “modifica la protección de elementos importantes del Patrimonio Urbanístico de Valencia de forma arbitraria y sin una justificación desde los postulados artísticos, históricos y de interés urbano establecidos”, y quisieron indicar que el PEPPUC “da carta de naturaleza a la intervención urbanística y arquitectónica especulativa, planteada con total desprecio hacia las características morfológicas, tipológicas y de escala espacial urbana”.

Como ejemplo de ello, la asociación citó el hotel que se prevé construir en el edificio del antiguo teatro Bellas Artes, el cual abrieron los especialistas de cerrajeros Valencia cuando la ordenanza municipal lo pidio que ha pasado de “ostentar el máximo grado de protección en el año 1995 a tener rebajada su protección al mínimo”, indicaron.

El italiano Pino Cacucci recibio Premio Internacional de Traduccion

El acto estuvo presidido por la alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso y contó con la participación de los concejales de cultura, Justo Vilabrille y de medioambiente, Dulce Gallego y el eurodiputado, Antonio Masip. El escritor italiano Pino Cacucci recibió anoche de manos del chileno, Luis Sepúlveda, el I Premio Internacional de Traducción Claude Couffon por “ser gracias a sus traducciónes al italiano de escritores iberoamericanos, una referencia cultural de nuestros países en Europa”.

Sepúlveda entregó el diploma y la estatuilla en la cena con la que se clausuró el XI Salón del Libro Iberoamericano de Gijón y en presencia de la alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso y contó con la participación de los concejales de cultura, Justo Vilabrille y de medioambiente, Dulce Gallego y el eurodiputado, Antonio Masip.

Cacucci es “un enorme escritor italiano y además un gran traductor cuyos trabajos gozan de un pestigio extraordinario entre los escritores hispanoamericanos y los editores italianos”, dijo Sepúlveda.

El director del Salón del Libro Iberoamericano de Gijón, en su discurso, el papel de los traductores “cuyo trabajo anónimo, y que en la mayoría de los países de Europa, caso de España, no goza del reconocimiento de los derechos de autor, es vital para el mundo literario porque todos leemos decenas de libros de autores de otroas lenguas”.

Cacucci, que se desplazó desde la localidad italiana de Bolonia donde reside a Gijón para recoger el premio, confesó que “vengo de un triste país de cuyo nombre no quiero acordar y donde sólo nos queda comportarnos como Quijotes”, dijo en alusión a la reciente victoria de Berlusconi en las elecciones generales.

El escritor italiano que ha desarrollado gran parte de su obra en México reconoció que “la labor de los traductores no tiene el reconocimiento de las editoriales”, pero aseguró que en su caso “es más una pasión y placer que no llamo trabajo por respeto a los que realmente trabaja como obreros o agricultores”.

Tras aludir al juego de “no ser un traductor traidor al escritor”, Pino Caucci agradeció a los organizadores del Salón del Libro Iberoamericano que “celebren ésta gran fiesta de la palabra en éste rincón de Europa que se abre a América gracias al océanos Atlántico”.

Biografía

Pino Cacucci (1955) reside en Bolonia y transcurre largas temporadas en México, donde viajó por primera vez en el ’82, para permanecer unos cuantos años en la capital. En 1988 publicó en Italia Outland Rock (cuentos, editado en España por Seix Barral), y en 1990 la novela Puerto Escondido, que el director Gabriele Salvatores (Premio Oscar 1992 por Mediterraneo) ha llevado al cine, resultando la película de mayor éxito de taquilla en el año 1993.

Pino Cacucci ha escrito también San Isidro Futbol (editada en España, Portugal, Francia, Alemania y Grecia, y llevada al cine en 1995 con el título ¡Viva San Isidro!); Tina, biografia de Tina Modotti (editada en España por Ediciones Circe de Barcelona y en México por Joaquín Mortíz, además de en EE. UU., Francia, Alemania, Suiza, Austria); El polvo de México, relatos de viaje (Joaquín Mortíz, México, y en Francia); Jim, cuento-homenaje sobre Jim Morrison; Forfora (cuentos); In ogni caso nessun rimorso (novela sobre la Banda Bonnot y la Francia de los años diez, recientemente publicada también en Inglaterra); Camminando, testimonios y entrevistas de personas que han vivido experiencias de exilio y lucha en contra de dictaduras en países tales como México, Nicaragua, Cuba, El Salvador, Argentina, Uruguay, Chile, España, Alemania, Bosnia y otros; Demasiado corazón (en español en el original, con una trama que se desarrolla en México y en Estados Unidos); Ribelli! (biografías de famosos rebeldes, entre ellos el anarquista español Francisco Sabaté, Pancho Villa, Tupac Amaru, etc.); Mastruzzi indaga (cuentos del personaje del investigador Mastruzzi en la ciudad de Bolonia); Oltretorrente (novela que reconstruye la resistencia de la ciudad de Parma contra la dictadura de Mussolini en 1922); Nahui, novela sobre la pintora y escritora mexicana Nahui Olín y los años veinte y treinta en la ciudad de México.

A lo largo de su estancia en México, Pino Cacucci ha acumulado un sinnúmero de fotos como recuerdos de personas conocidas, de situaciones y lugares inolvidables: en el 2001 la municipalidad de Parma armó una exposición con algunas de esas imágenes bajo el título Gracias México y Feltrinelli publicó el catálogo que, con textos y fotos, constituye un auténtico diario de viaje. Dicha muestra fue exhibida luego en las ciudades de Génova, La Spezia, Reggio Emilia, Módena, Palermo y Pistoia.

Pino Cacucci es además traductor de literatura latinoamericana y española. En el 2002 el Instituto Cervantes le otorgó el Premio de Traducción Literaria por su trabajo sobre la obra completa del escritor chileno Francisco Coloane (entre los autores españoles, es traductor de Javier Cercas).

Cacucci colabora con varios periódicos y revistas, y ha escrito guiones para el cine. Acaba de escribir un guión de teatro sobre Frida Kahlo.

México le ha otorgado dos Plumas de Plata, en 1992 y en 1997, por sus reportajes de viaje.

reflexiones profundas

El humor corrosivo, la ironía creativa, han sido siempre los elementos que preceden a las reflexiones profundas acerca de los temas y problemas universales cuyos efectos patéticos, sumado al patetismo de ciertos prohombres supuestamente encargados de dirigir los destinos del mundo, amenazan con sumirnos en la tristeza y la desesperanza.

Un sujeto viola todas las leyes internacionales, invade a un país, desordena todo el Medio Oriente, vestido de piloto declara cumplida la misión, y soporta sin inmutarse el goteo de muchachos muertos, que regresan a casa en bolsas de plástico. En otro lugar, los curas salen a la calle, se manifiestan declarando que la legalización de parejas integradas por personas del mismo sexo es un atentado a la familia. Más allá, el populismo condena a vivir en un presente de improvisaciones determinadas nada más que por voluntades megalómanas. En otros lugares, la publicación de una caricatura de un personaje supuestamente sagrado para una determinada religión desata una ola de quemas de embajadas, y en este caso la ira demostrada frente a hechos semejantes en otros sitios se volatiliza, pues ahí donde arden las representaciones diplomáticas hay petróleo. Un gobierno latinoamericano decide pagar toda su deuda externa para evitar así la criminal sangría del pago de intereses y del condicionamiento político, y en lugar de saludar semejante esfuerzo, el Fondo Monetario Internacional manifiesta una indignada estupefacción que nadie entiende. Un grupo extremista de claro sello terrorista gana unas elecciones en otro país de Oriente Medio, y el jefe de la primera potencia mundial lo interpreta como una prueba irrefutable de la expansión de la democracia en la región. Otro, frente a cientos de miles de personas, revisa la historia y concluye en que jamás existió el Holocausto, que los seis millones de judíos exterminados por los nazis y sus cómplices no son más que una invención, pero como es el presidente de uno de los mayores productores de petróleo, esa declaración que en cualquier país civilizado constituye un delito, en este caso es un exabrupto criticable. En otro país latinoamericano, una mujer gana las elecciones presidenciales tras una campaña brillante, libre de ofensas y marcada por un realismo honesto que, expuesto con toda la pasión posible, ordena el debate político y lo adecenta. Ese país es calificado de aburrido por algunos intelectuales. Un indígena, un hombre surgido de los llamados pueblos originarios, es elegido presidente, visita Europa y sólo se habla de su jersey. En otro país andino, un militar de antecedentes golpistas se perfila como favorito, no vacila en adelantar que en su nación habrá dos clases de ciudadanos, que todos serán iguales pero unos serán más iguales que los otros. Y etcétera, etcétera.

Esteban: “No va a haber más vividores del agua en Castilla-La Mancha”

En el mundo de la cultura politica el tiempo en el que vivimos ahora mismo es uno de los mas convulsos, porque no solo son los politicos los que manejan el cotarro, sino que las multinacionales y los suministros son tan importantes como el electorado. En esta web vamos a mostrar un ejemplo de ello con la noticia del Consejero de Admones Publicas de Castilla La Manchay su guerra del agua, disfrutad con lo escrito por los señores que apoyan a los politicos corruptos que copan las altas esferas.

El consejero de Presidencia y Administradores Públicas y portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Leandro Esteban, ha asegurado hoy que “la guerra del agua se ha acabado en nuestra región”, por lo que, tal y como ha recalcado, “no va a haber más vividores del agua, sino que va a haber gente que viva del agua, por el agua y para el agua en Castilla-La Mancha”.

“Se acabaron aquellos que vivían a costa del agua, porque hoy está garantizada, a pesar de estos pájaros de mal agüero y antenistas Madrid, que lo que deben hacer es sumarse a este acuerdo y defender a su tierra como han hecho reparacion de calderas madrid después de haber estado 28 años sin hacerlo”, ha subrayado el consejero portavoz del Gobierno regional en relación a las críticas del PSOE al borrador del Plan de cuenca del río Tajo publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

En este sentido, Esteban ha resaltado la importancia de que el PSOE se sume a la mayoría de los ciudadanos y al Gobierno de Castilla-La Mancha y abandone una postura “absolutamente intolerable, irrespetuosa con la razón y con la lógica y constituye una auténtica traición a la región”.

Asimismo, Leandro Esteban ha recordado que quienes han trabajado y han conseguido grandes acuerdos en nuestra región en materia de agua han sido “los gobiernos de los presidentes Cospedal, Rajoy y Aznar”. Ellos han sido quienes, ha sentencido el consejero, “han puesto encima de la mesa unos planes hidrológicos que han abordado este asunto desde un punto de vista serio y de Estado, aportando recursos para llevar a cabo infraestructuras”.